¿Qué son los oligoelementos?

Llamamos oligoelementos a todos los minerales que se encuentran en nuestro organismo en menos cantidad que el hierro.

El cuerpo humano se compone de diversos materiales entre los que se encuentran el agua y los minerales, de estos llegamos a tener por ejemplo kilo y medio de calcio, sin embargo otros minerales solo están presentes en cantidades infinitesimales.

La mayoría de los déficits de oligoelementos resulta de una alimentación desequilibrada.

Todavía hace pocos años se consideraba a los oligoelementos como materia de desecho en el cuerpo y que no servían para gran cosa, luego se empezaron a estudiar desde el puro concepto de la toxicología y, posteriormente, ya los estudios se hacen para valorar la salud, la nutrición, riesgos de enfermar.

La necesidad de suplementación de un oligoelemento se encuentra reflejada en los análisis de oligoelementos ya sea en sangre o en pelo.

Los oligoelementos participan en el equilibrio biológico y fisiológico del organismo, como cofactores enzimáticos y son necesarios para la síntesis de proteinas, etc.

El tratamiento con oligoelementos corresponde habitualmente a la llamada medicina biológica, ortomolecular, naturista e integrativa.

Historia de los oligoelementos

La historia de los oligoelementos comienza a desarrollarse de forma seria a partir de la mitad del siglo XIX, cuando el Dr. Basile Valentin le da a un paciente con bocio esponja tostada para curarlo, la esponja tiene mucho yodo (oligoelemento) y el yodo es necesario para el buen funcionamiento del tiroides funciona poco, es decir, si hay bocio.

Los metales tóxicos como el plomo, cadmio, mercurio, llegan a estar relacionados con desórdenes del comportamiento humano debido a la alteración neurológica que provocan.

Los oligoelementos se aportan habitualmente a través de la alimentación, una cantidad excesiva o déficit podría favorecer la aparición de enfermedades o retrasar la curación de las mismas.

Aplicaciones de los oligoelementos

Los oligoelementos se aportan habitualmente a través de la alimentación, una cantidad excesiva o déficit podría favorecer la aparición de enfermedades o retrasar la curación de las mismas. Dentro del contexto terapeútico, el médico oligoterapeuta puede dar oligoelementos de tres formas diferentes:

Forma catalítica:
Se trata de administrar uno o varios oligoelementos en cantidades muy bajas para activar uno o varios oligoelementos que están presentes pero que no están actuando en nuestro cuerpo, es la llamada terapia catalítica.
Forma nutricional:
Para prevenir déficits y trastornos de carencia, por ejemplo hierro en el embarazo, zinc para crecer.
Forma farmacológica:
Cuando se administra el oligoelemento en cantidades muy elevadas para tratar una enfermedad, por ejemplo selenio para cáncer y cromo para diabetes.

La cantidad de oligoelementos varia de una región a otras desde picogramosa gramos y varia de un alimento a otro, dependiendo de la recogida del alimento (si es verdura o fruta) y luego hay que tener presente que puede existir una incompatibilidad entre algunos de ellos, disminuyendo la absorción o aumentando la absorción de alguno de ellos, llegando a provocar enfermedades pase que consideremos que estamos bien alimentados, por ejemplo, una anemia de hierro se debe a un déficit de hierro, pero también podría ser de cobre, cobalto o por una intoxicación de molibdeno.

Como ejemplos de alteraciones o enfermedades que puede producir el déficit de oligoelementos, tenemos:

Yodo:es un oligoelemento importante para el funcionamiento del tiroides y prevenir la arteriosclerosis, su déficit puede provocar hipotiroidismo, obesidad, arteriosclerosis, retraso mental, disminución de la capacidad de aprendizaje.

Zinc: es un oligoelemento regulador hormonal y estimulante inmunológico. Su déficit puede provocar cansancio, infecciones, bajada de defensas, impotencia, esterilidad, caida del pelo, problemas de la piel.

Selenio: es un oligoelemento cardio protector y anticáncer y antirradical libreo o anti oxidante, su déficit puede provocar cáncer, esterilidad, infartos, trombosis, cataratas, disminución inmunológica

CromoOligoelemento relacionado con la glucosa, su déficit provoca obesidad, aumento de colesterol, aumento de glucosa en la sangre.

La combinación de 3 oligoelementos como es el cobre/oro/plata,tiene propiedades bactericidas y estimula las defensas, podemos hablar de este trío como el antibiótico de los médicos oligoterapeutas y de la medicina natural, sin efectos secundarios.

Mercurio: es un oligoelemento tóxico. Su intoxicación provoca neuropatía, hepatopatía (con aumento de las transaminasas e inflamación hepática), nefropatía (lesiones de riñones y favorece el aumento de tensión arterial) relacionado con el autismo y disfunciones del sistema nervioso central, hiperactivos.

Aluminio: otro oligoelemento neurotoxico, relacionado con la enfermedad de Alzheimer.

Esta pequeña introducción al mundo de los oligoelementos nos puede servir para poder llegar a conocer todo su gran campo terapeútico

Otros artículos del Dr. Antonio Marco Chover