El coronavirus de Wuhan, también conocido como 2019-nCoV, ha llegado a España

Los primeros casos de 2019-nCoV aparecieron en diciembre en la ciudad china de Wuhan, y ahora ha infectado a miles de personas. Los síntomas incluyen tos, fiebre y dificultad para respirar, y que los ancianos, los individuos con problemas de salud subyacentes y las personas con sistemas inmunológicos comprometidos corren un riesgo particularmente alto de desarrollar neumonía grave por el virus.

Se trata de un nuevo virus que no ha sido identificado previamente en los humanos. Pertenece a una gran familia de virus llamados coronavirus. Estos virus pueden causar enfermedades respiratorias como el resfriado común y enfermedades más graves como el síndrome respiratorio agudo severo [SARS] o el síndrome respiratorio del Medio Oriente [MERS]. Actualmente se desconoce mucho sobre el coronavirus de Wuhan, pero los CDC y la Organización Mundial de la Salud están investigando activamente para aprender más sobre este virus, la forma en que se propaga y la gravedad de su enfermedad.

El coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV), que saltó de los murciélagos a los seres humanos en la provincia china de Guangdong en 2002, infectó a más de 8.000 personas en todo el mundo y mató al menos a 774

¿Deberían preocuparse los Españoles?

Aunque cualquier virus nuevo es una seria preocupación de salud pública, el riesgo inmediato para la salud en España se considera bajo en este momento. Se cree que el virus tiene una propagación limitada de persona a persona, y los CDC y la OMS están llevando a cabo investigaciones en curso para aprender más sobre el grado de esta propagación.

¿Qué sabemos acerca de cómo se propaga el virus?

Aunque todavía se desconoce mucho sobre este nuevo coronavirus, es posible que se haya transmitido a los humanos desde una fuente animal, ya que muchos de los primeros casos confirmados estaban relacionados con un mercado de mariscos/animales vivos en Wuhan, que desde entonces ha sido cerrado. Algunos contagios de persona a persona han ocurrido por algunos que estuvieron en contacto cercano con un paciente infectado y están siendo investigados

¿Cuáles son los síntomas y los riesgos para la salud?

Los signos comunes, como fiebre, tos, falta de aliento y dificultades respiratorias son como los que se encuentran en otras enfermedades respiratorias. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e incluso la muerte. La enfermedad parece ser más grave en aquellos que tienen condiciones médicas subyacentes, un sistema inmunológico debilitado, los ancianos y los muy jóvenes.

Síntomas y transmisión del nCoV-2019

Se ha determinado que el nCoV-2019 se transmite de persona a persona cuando una persona entra en contacto con las secreciones de una persona infectada. Esto significa que el virus se transmite por los siguientes medios:

– Tos

– Estornudos

– Estrechar la mano…

– Tocar un objeto infectado y luego tocar los ojos, la boca o la nariz…

– Manipulación de los desechos de una persona infectada

Los síntomas del nCoV-2019 incluyen:

– Nariz que gotea

– Tos

– Enfermedad leve a moderada del tracto respiratorio superior

– Dolor de garganta

– Fiebre

Los ancianos y los niños pequeños son los que corren más riesgo de contraer la infección. Esto es similar al SARS, aunque parece que el nCoV-2019 es menos letal que el SARS y el MERS. Entre el 15 y el 20 por ciento de los casos pueden llegar a ser graves. La tasa de mortalidad es de aproximadamente 1 de cada 10 según los médicos.

¿Cómo se trata?

Al igual que con muchos virus, no existe un tratamiento específico, pero muchos de los síntomas pueden tratarse y los cuidados de apoyo para las personas infectadas pueden ser muy eficaces. Dado que se trata de un virus nuevo, no existe una vacuna, por el momento puede llevar varios meses desarrollar una nueva vacuna.

¿Cómo pueden protegerse las personas?

Las personas deberán seguir las recomendaciones estándar para reducir la exposición y la propagación de una serie de infecciones. Esto incluye lavarse las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos, usar un desinfectante para manos a base de alcohol si no se dispone de agua y jabón, cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable o con la manga -no las manos- al toser o estornudar y evitar el contacto cercano, si es posible, con cualquier persona que muestre síntomas de una enfermedad respiratoria, como la tos y el estornudo, así como, cualquier nueva recomendación de la OMS del gobierno del país.

Write a response … Close responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like